Buscador de Libros

Cerrar

La naranja mecanica

LA NARANJA MECANICA
ISBN: 9788445078822
Fecha: 2012
Autor:
Paginas:
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: MINOTAURO
Idioma: CASTELLANO

La naranja mecánica de Anthony Burgess es uno de esos libros de los que todo el mundo ha oído hablar, pero que pocas personas han leído en realidad, sobre todo, creo, porque está precedida por una reputación de ultra-violencia impactante. No voy a negar aquí que el libro contiene violencia. Cuenta con largas descripciones de crímenes atroces, y son descripciones vívidas, llenas de emoción. (Burgess escribió más tarde en su autobiografía: “Yo estaba enfermo por mi propia emoción de establecerlo.”) Sin embargo, no glorifica la violencia, ni es un libro sobre la violencia en sí. Más bien es una exploración de la moralidad del libre albedrío. De si es mejor elegir ser malo que estar condicionado para ser bueno. De la alienación y cómo lidiar con los excesos a los que tal alienación puede conducir. Y en última instancia, de la decisión de un hombre de decir adiós a todo eso. (Al menos en la versión británica, la versión americana, en la que se basó la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick, termina en una nota menos optimista). En resumen, es una novela de ideas que sólo contiene un poco de violencia.

Es también un logro artístico y lingüístico. Aquellos que han visto la película sabrán que Alex (el antihéroe) y sus droogs (amigos) hablan un lenguaje completo lleno de préstamos rusos, influencias shakesperianas y bíblicas y argot rimado por Cockney. Inicialmente, este lenguaje nadsat era casi incomprensible para mí, y mi primera respuesta a él fue mala. Me encontré maldiciendo a Burgess, diciéndole que no era justo poner a sus lectores a través de algo así. (Si quiero leer un libro incomprensible, voy a leer Finnegans Wake, muchas gracias.) Sin embargo, Burgess tiene mucho cuidado de introducir sus nuevas palabras de una manera comprensible, así que después de unas pocas páginas me dio la caída del Nadsat jerga, y después de unas pocas páginas más que en realidad comenzó a disfrutar de ella, porque soy bastante de un lingüista para entrar en ese tipo de cosas. Me encontré amando los préstamos rusos, regocijándome cuando reconocí un préstamo alemán entre ellos y disfrutando de la calidad shakespeariana de los diálogos de Alex. Terminé el libro con un deseo urgente de aprender ruso y leer más Shakespeare. Dudo que muchos lectores respondan al libro de esa manera (no todo el mundo comparte mi entusiasmo por los idiomas y cosas clásicas), pero mi punto es: se acostumbrará a la jerga y en algún momento comenzará a admirarla , Porque para una cosa, Burgess es terriblemente consistente sobre ella, y para otra, suena tan bien. Quiero decir, si vas a encontrar una nueva palabra para ‘loco’ ¿verdad? Porque en realidad suena loco. ¿No es cierto?

De todos modos, hay algo más en The Clockwork Orange que las ideas filosóficas y la pirotecnia lingüística. La escritura misma es inesperadamente lírica, y no sólo cuando se trata de la violencia. Algunos de los pasajes más hermosos del libro tratan con la música. Más específicamente, la música clásica, porque por todas sus maneras perversas, Alex tiene una pasión por la música clásica. Adora particularmente a Beethoven, una adoración que comparto. Salí del libro pensando que podría consentir en convertirse en devotchka de Alex (mujer, esposa) simplemente porque él es capaz de dejarse llevar por el Noveno de Beethoven y odia tenerlo mimado por él. Él es culto, es Alex, y mientras que su cultura obviamente no es igual a la civilización y la bondad (un punto que él mismo se apresura a hacer), que le pone una muesca por encima del gamberro promedio. Es la aparente dicotomía entre los gustos de Alex en el arte y su gusto por la violencia lo que lo convierte en un protagonista tan interesante y que le mantiene siguiendo sus hazañas a su conclusión no totalmente creíble (pero buena).

En pocas palabras,La naranja mecánica es un excelente libro – un poco difícil al principio, pero emocionante e interesante y lleno de estilo e ideas. No muchos libros pueden reclamar tanto.

Booktrailer del libro la Naranja Mecánica de Anthony Burgess

Acerca del autor Anthony Burgess

Anthony Burgess fue un novelista, crítico y compositor británico. También fue libretista, poeta, dramaturgo, guionista, ensayista, escritor de viajes, locutor, traductor, lingüista y educador. Nacido en Manchester, vivió durante largos periodos en el sudeste asiático, Estados Unidos y Europa mediterránea, así como en Inglaterra. Su ficción incluye la trilogía malaya (The Long Day Wanes) en los últimos días del imperio británico en el Este; El cuarteto Enderby de novelas sobre un poeta y su musa; Nada como el Sol, una recreación de la vida amorosa de Shakespeare; Una naranja mecánica, una exploración de la naturaleza del mal; Y las Potencias Terrenas, una saga panorámica del siglo XX. Publicó estudios de Joyce, Hemingway, Shakespeare y Lawrence, y produjo los tratados sobre lingüística Language Made Plain y A Mouthful of Air, y fue un periodista prolífico, escribiendo en varios idiomas. Tradujo y adaptó a Cyrano de Bergerac, a Edipo el Rey, ya Carmen para el escenario; Jesús con guión de Nazaret y Moisés, el Legislador para la pantalla; Inventó el lenguaje prehistórico que se habla en Quest for Fire; Y compuso el Sinfoni Melayu, la Sinfonía (No. 3) en C, y la ópera Blooms de Dublín.

Descargar el libro La naranja mecánica de Anthony Burgess

Autor:

Formatos: PDF - ePUB

Generos: , ,

amazon bookdepository bookdepository

Publicaciones similares