Buscador de Libros

Cerrar

Niebla

NIEBLA
ISBN: 9788491221777
Fecha: 2017
Autor: Miguel de Unamuno
Paginas: 320
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: SANTILLANA LOQUELEO
Idioma: CASTELLANO

Niebla, de Miguel de Unamuno , fue publicada en 1914 pero fue escrita mucho antes, en 1907. En consecuencia, se encuentra entre las primeras novelas modernistas, a la par con Il fu Mattia Pascal de Pirandello (de 1904 y que a√ļn no he le√≠do) y con el Du c√īt√© de chez Swann de Proust (publicado en 1913 pero tambi√©n escrito desde 1909 en adelante).

Don Miguel de Unamuno (1864-1939) se asocia a lo que se conoce como la “Generaci√≥n del 98” (Generaci√≥n del 98), o un grupo de escritores y pensadores, que con una visi√≥n relativamente internacional, estuvieron marcados por un pesimismo que result√≥ de su realizaci√≥n del serio declive de Espa√Īa. El a√Īo de 1898, cuando Espa√Īa perdi√≥ sus √ļltimas colonias, Cuba y Filipinas se convirtieron en su marca de identidad. Formaron un grupo con amistades y lealtades compartidas y un inter√©s general en nuevas formas literarias.

Esta niebla de novela no es tan brumosa. El lenguaje es nítido y se lee con la misma facilidad con la que una suave brisa sopla en el cabello. Su supuesta calidad modernista es, sin embargo, un poco más oscura. O puede ser que no lo es.

El t√≠tulo, Niebla, es un juego de palabras con la palabra Novela (novela) y un t√©rmino que Unamuno acu√Ī√≥ para un nuevo g√©nero literario de su propia cocina: “N√≠vola”. Niebla por lo tanto no se refiere a la trama, e incluso si el la palabra aparece regularmente y en broma en la novela, se refiere indirectamente a lo que Unamuno cre√≠a que deb√≠a ser una novela. Este es entonces su experimento nebuloso.

Leyendo a Niebla seguimos al personaje tonto de Unamuno, Don Augusto P√©rez, y la est√ļpida trama al cuestionar las premisas de la novela realista. Su cuestionamiento tambi√©n est√° enraizado en su fascinaci√≥n por la obra del otro Don Miguel de la literatura espa√Īola, y Don Quijote hace su presencia en Niebla tanto a trav√©s de la invocaci√≥n del “ingenioso hidalgo” como a trav√©s de algunas de las caracter√≠sticas literarias de la obra.

En esta Nívola de Niebla, todos los ingredientes modernistas están ahí: claramente explicados.

La primera preocupaci√≥n de Unamuno es con el principio de la narrativa cohesiva y ordenada y con la estructura de la novela. Como alternativa, propone dejar que la novela se escriba sola, sin plan. La trama se desarrollar√° de una manera confusa y desordenada, de manera similar a la vida. Los personajes se formar√°n a trav√©s de su uso del lenguaje, a trav√©s de lo que dicen, pero en una charla suelta e in√ļtil (o “hablar por hablar”). Hablar√°n mucho, incluso si no tienen nada que decir, pero este lenguaje los retratar√°. En consecuencia, hay una gran cantidad de di√°logo, o la m√°s natural de las lenguas espont√°neas, en Niebla. Sin embargo, esta escritura sin objetivo est√° a una gran distancia de la posterior “escritura autom√°tica” surrealista.

Niebla entonces lee de manera muy similar a una obra de teatro. No hay un giro modernista de los significados. En cambio, el vaciamiento de la expresión humana y el énfasis en su banalidad subraya la preocupación de Unamuno sobre la teatralidad y la falsedad del discurso. El lenguaje en su aspecto social se vuelve sospechoso. Alternativamente, también quiere explorar el lenguaje interno y cómo penetrar en la mente del protagonista sin hacer que el autor sea demasiado intrusivo. En lugar de una corriente de conciencia Woolfian, tenemos un perro. Este es un perro encantador. El nombre adecuado de Orfeo se convierte en el Alter-Ego de Don Augusto, para que sepamos lo que él piensa, otra vez a través del diálogo, y al final el perro también pronunciará sus propias palabras. Este papel literario del perro nos lo explica explícitamente Unamuno, quien interfiere cada vez más en su novela.

Hay m√°s caracter√≠sticas modernistas en esta N√≠vola. A menudo se encuentran reflexiones sobre el tiempo y su significado (Y as√≠, sin t√©rmino, devanando la piedra de nuestro destino, deshaciendo todo el infinito que en una eternidad no est√° hecho, caminando a la nada, sin llegar nunca a ella, pues que ella nunca fue). Identidad y su definici√≥n o fragmentaci√≥n tambi√©n se encuentran, incluso si la insistencia de Don Augusto en su “Yo soy yo”, o “el otro soy yo” y “si, yo soy el otro, yo soy otro” simplemente me hizo re√≠r.

Pero el aspecto m√°s llamativo de esta novela es que Unamuno juega consigo mismo y con su autor√≠a. Todo comienza con el pr√≥logo ficticio de un escritor ficticio que no est√° de acuerdo con el autor real sobre cu√°l es la verdadera trama de la novela. Luego, el autor se arrastrar√° en la novela para decirnos que sus personajes est√°n hablando de √©l y se rebelan contra √©l, pero se r√≠e de sus in√ļtiles esfuerzos, ya que √©l es el dios de esta creaci√≥n literaria (Yo soy el Dios de estos dos). pobres diablos nivolescos). Y la novela termina con la discusi√≥n entre el protagonista y el autor sobre c√≥mo debe terminar la N√≠vola y la vida de Don Augusto. ¬ŅQui√©n crees que gan√≥ la partida?

Al comienzo de mi lectura, la claridad y simplicidad en la escritura me decepcionó. Sentí una divergencia entre las intenciones.

Booktrailer del libro Niebla, de Miguel de Unamuno

Acerca del Autor  Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno nació en el centro medieval de Bilbao, País Vasco, hijo de Félix de Unamuno y Salomé Jugo. De joven, se interesó por el euskera y compitió por un puesto docente en el Instituto de Bilbao, en contra de Sabino Arana. El concurso fue finalmente ganado por el erudito vasco Resurrección María de Azcue.

Unamuno trabaj√≥ en todos los g√©neros principales: el ensayo, la novela, la poes√≠a y el teatro, y, como modernista, contribuy√≥ en gran medida a la disoluci√≥n de los l√≠mites entre los g√©neros. Existe cierto debate sobre si Unamuno era en realidad un miembro de la Generaci√≥n del 98 (un grupo literario ex post facto de intelectuales y fil√≥sofos espa√Īoles que fue la creaci√≥n de Jos√© Mart√≠nez Ruiz, un grupo que incluye a Antonio Machado, Azor√≠n, P√≠o Baroja, Ram√≥n del Valle-Incl√°n, Ramiro de Maeztu y √Āngel Ganivet, entre otros).

Adem√°s de su escritura, Unamuno jug√≥ un papel importante en la vida intelectual de Espa√Īa. Se desempe√Ī√≥ como rector de la Universidad de Salamanca durante dos per√≠odos: de 1900 a 1924 y de 1930 a 1936, durante una √©poca de gran agitaci√≥n social y pol√≠tica. Unamuno fue removido de su puesto por el gobierno en 1924, a la protesta de otros intelectuales espa√Īoles. Vivi√≥ en el exilio hasta 1930, primero fue expulsado a Fuerteventura (Islas Canarias), de donde escap√≥ a Francia. Unamuno regres√≥ despu√©s de la ca√≠da de la dictadura del general Primo de Rivera y retom√≥ su rector√≠a nuevamente. Se dice en Salamanca que el d√≠a que regres√≥ a la Universidad, Unamuno comenz√≥ su conferencia diciendo “Como est√°bamos diciendo ayer, …”, como Fray Luis de Le√≥n hab√≠a hecho en el mismo lugar cuatro siglos antes, como si √©l no hab√≠a estado ausente en absoluto. Despu√©s de la ca√≠da de la dictadura de Rivera, Espa√Īa se embarc√≥ en su segunda Rep√ļblica, un breve intento del pueblo de Espa√Īa para tomar el control democr√°tico de su propio pa√≠s. Fue candidato para el peque√Īo partido intelectual Al Servicio de la Rep√ļblica.

Descargar el libro Niebla, de Miguel de Unamuno

Autor:

Formatos: PDF - ePUB

Generos: ,

amazon bookdepository bookdepository

Publicaciones similares