Buscador de Libros

Cerrar

Cuando fuimos huerfanos

CUANDO FUIMOS HUERFANOS
ISBN: 9788433968111
Fecha: 2005
Autor: Kazuo Ishiguro
Paginas: 256
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: ANAGRAMA
Idioma: CASTELLANO

Las novelas de  Kazuo Ishiguro son nada si no enigmáticas. Hay desorientación; el lector nunca está seguro de dónde está. Cuando fuimos huérfanos es un cuasi-viaje o la llegada de la edad mezclado con  la historia de detectives. Se establece en un período de cincuenta años más o menos en Londres, Shanghai y luego otra vez en Londres.

Narrador Christopher Banks nace de padres ingleses con quienes vive en la Concesión Internacional de Shanghai. Alrededor de 1915 o así que desaparecen, cuando tiene unos nueve años, y se cree que las víctimas de las bandas de secuestro que operan en la ciudad en el momento. Sus guardianes lo envían a Londres donde asiste a Oxford. En una reunión con amigos de la universidad se le da una gran lupa como una broma, pero Christopher, cuyo sentido de la ironía es inexistente en este momento, toma el regalo muy en serio. Muy pronto él está persiguiendo una carrera acertada como detective en Londres.

Sus éxitos sin embargo son misterios, enigmas, como es su proceso de alcanzarlos. El lector es intencionalmente excluido de los detalles procesales de los casos de Christopher. Ishiguro se ocupa de revocar las convenciones de la novela de detectives. Hay mucha charla altamente idealista en esta etapa por Christopher y los que conoce sobre responder a la llamada y subvertir el mal. El argumento que pronto comprendemos es demasiado amplio y abarcador. Después de un tiempo toma en un caricatura o comicbook impracticabilidad. Esto también es intencional.

En la primera parte de la novela, Christopher a menudo equivoca. A él le gustan las frases como “es totalmente posible” o “no recuerdo muy bien cómo ocurrió esto”. La consigna de Christopher en el primer tercio de la novela es la negación. Él está viviendo una adolescencia extendida. No ha crecido. Vemos esta infantilidad en su creencia, llevada al grado n en cuanto regresa a Shanghai, que puede “rescatar” a sus padres; que, de hecho, sus padres siguen vivos y viven con sus secuestradores en algún lugar de la ciudad. Esto es pura fantasía, que es cómo Christopher rueda.

Una virgen con inclinaciones heterosexuales, desde el principio se siente atraído por el gadfly social y el compañero huérfano Sarah Hemmings. Hay claramente una conexión en el nivel de deseo, pero Christopher tiene poca noción de lo que podría hacer con Sarah si ella estaba en su poder. El sexo es un misterio. Nota para los amantes del sexo literario, esta novela es sin ella. Hay, afortunadamente, ningún pasaje de inducción de erección. Sarah representa una revocación de la convención del amor de su vida, abundante en thrillers en su mayoría del grado inferior.

A diferencia de la madre de Christopher, que emprende lo que resulta ser una campaña muy peligrosa contra el tráfico de opio británico en China – una mujer muy empujadora que completamente menosprecia y aliena a su cónyuge – Sarah cree que sólo puede ser eficaz en la vida si está casada con el derecho hombre. Cuando Christopher no hace nada a pesar de sus repetidas alabanzas públicas de él, se casa con un viejo merodeador, Sir Cecil Medhurst, con el objeto de incitarlo en una última etapa de productividad, presumiblemente diplomática – nunca estamos muy seguros de lo que Sir Cecil lo hace – antes de que se cruza. Esto enciende un fuego bajo Christopher que se da cuenta de que ha llegado el momento de rescatar a sus padres. Parece completamente inconsciente del hecho de que realmente va a Shanghai a encontrar a Sarah.

El primer quinto del libro es acerca de Christopher persiguiendo su carrera de detective como un joven en Londres, 1932. El segundo quinto es flashback a la infancia de Christopher en Shanghai con sus padres, su amigo y vecino japonés, Akira, con quien juega, y alguien conocido como Tío Philip, que no es un verdadero tío en absoluto. Esta sección describe la mentalidad ingenua de Christopher que persiste en las dos primeras partes del libro.

Christopher regresa a Shanghai justo después de la invasión japonesa de 1937. Ahora la historia distorsiona en surrealismo casi campo. Las cosas se ponen muy extrañas. Ishiguro confunde intencionalmente el propósito de Christopher en la ciudad. ¿Está allí para “resolver” la situación de guerra? ¿Está allí para rescatar a sus padres? ¿O está allí para otro propósito sin nombre? El lector nunca está seguro. Luego está su críptica rabia contra los padres de la ciudad por haber “dejado que la situación” se deteriorara tanto. El lector nunca está muy seguro de lo que está hablando. Esta “desorientación” es un análogo del estado mental de Christopher. Él no sabe de qué está hablando y por lo tanto puede ser llamado muy poco fiable.

El trabajo de detective que hace es como un juego de niños llevado a cabo en el patio trasero de un amigo. La lupa de gran tamaño de caricatura implica un enfoque que Christopher es completamente insuficiente. Todo el mundo en Shanghai sabe que está ahí, pero por qué está allí cambia constantemente. Un compañero en el Consulado Británico, Grayson, parece en cierto nivel burlarse activamente de Christopher al hablar extensamente de una recepción que se llevará a cabo en un parque público una vez que Christopher rescate a sus padres, lo cual parece estar lejos de ser cierto. Esto es tan hábilmente manejado aunque que no estamos seguros si es crueldad por parte de Grayson o si él posee llas mismas profundidades de credulidad que Christopher.

No es hasta una escena atroz en Shanghai en medio de la lucha entre los japoneses y los nacionalistas chinos que Christopher viene sobre la verdad brutal. (Recuerdo el Imperio del Sol de J. Ballard aquí, también establecido en Shanghai.) No quiero revelar cómo se produce la revelación. Digamos que el último quinto del libro representa un asombroso acercamiento y una recapitulación elegante de lo que hasta ese momento parecía ser un pedacito de información sin objetivo y desconectado. De repente – bang! – la novela rompecabezas juntos. El logro aquí es excepcional. Creo que representa, ya que la primera parte de la novela fue una usurpación de las convenciones novela detective, un poco de un homenaje a ellos. Hay un aspecto de vuelta a la narración que es totalmente inesperado y emocionante.

El lector debe confiar realmente en el novelista aquí. Los dos primeros tercios del libro parecen casi inconexos, pero de hecho esto significa reflejar el hecho de que Christopher Banks no es un adulto. Se equivoca, se esconde, se esquiva, etc., en oposición al último quinto del libro, donde se vuelve más seguro, más seguro de las cosas, más decidido en cuestiones del corazón. En resumen, Christopher Banks ha crecido. Y es una de las matanzas más despiadadas y despiadadas que he encontrado en la ficción. Cuando Christopher se da cuenta no sólo de cómo ha vivido su vida, sino de los delirios que ha tenido que mantener intencionalmente para vivirlo, el lector se siente mareado. Hay ese maravilloso intervalo cuando leemos sin respiración, atónitos, horrorizados, como si nuestras vidas dependieran de ello. La mala conducta anterior de Christopher, la vacilación y la ignorancia querida han sido barridas. Él viene de edad y como con todos nosotros esto significa enfrentarse a algunas verdades bastante cruel. Esto a mi mente es la mejor novela de Ishiguro, aunque las otros valen la pena y los recomiendo sin reservas, especialmente los restos del día. En éste hay una poderosa destilación y cristalización de los métodos y la voz de Ishiguro. Si solo lees una novela de Ishiguro que sea esta.

Booktrailer del Libro Cuando fuimos huérfanos de Kazuo Ishiguro

Acerca del Autor Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro (カ ズ オ · イ シ グ ロ o 石 黒 一 雄) es un novelista británico de origen japonés. Su familia se trasladó a Inglaterra en 1960. Ishiguro obtuvo su licenciatura de la Universidad de Kent en 1978 y su maestría en la Universidad de East Anglia curso de escritura creativa en 1980. Se convirtió en ciudadano británico en 1982. Ahora vive en Londres.

Su primera novela, A Pale View of Hills, ganó el premio conmemorativo Winifred Holtby de 1982. Su segunda novela, Un artista del mundo flotante, ganó el premio Whitbread de 1986. Ishiguro recibió el premio 1989 Man Booker por su tercera novela Los Restos del Día. Su novela, The Unconsoled, ganó el Premio Cheltenham 1995. Su última novela es The Buried Giant, un bestseller del New York Times.

Sus novelas Un artista del mundo flotante (1986), cuando éramos huérfanos (2000), y nunca me dejan ir (2005) fueron todas preseleccionadas para el premio Man Booker.

Descargar el libro Cuando fuimos huérfanos de Kazuo Ishiguro

Autor:

Formatos: PDF - ePUB

Generos: ,

amazon bookdepository bookdepository

Publicaciones similares